viernes, septiembre 13, 2013

[13 de septiembre] - Pequeña antología coyuntural

Con ocasión del lanzamiento del libro "Acerca de Fernando Pessoa" de Eduardo Lourenço, publicado por la Editorial Universidad de Antioquia y con selección, traducción y epílogo de Carlos Vásquez, preparé una selección de escritos de Fernando Pessoa (Poemas y fragmentos) escritos en fechas análogas de la actual, 13 de septiembre de alguno de los años en los que se desarrolló su producción literaria.  Presento aquí esa "Pequeña antología coyuntural":




Poemas y fragmentos de Fernando Pessoa fechados un 13 de septiembre


Traducciones de Carlos Ciro


Medellín, 2013




[13-9-1918]           [Mensagem. Parceria A.M. Pereira, 1934]                Mensagem

                  MENSAGEM - MAR PORTUGUÉS - III - PADRÓN[1]

Es grande la osadía y el hombre es pequeño.
Yo, Diogo Cão[2], navegador, planté
este padrón al pie del arenal moreno
y hacia el horizonte navegué.

Es divina el alma y la obra es imperfecta.
Este padrón al viento señala y a los cielos
que, de la obra osada, mía es la parte ya hecha:
cuanto resta por hacer está sólo con Dios.
Y al inmenso y posible océano
muestran, de este blasón que ves, los escudetes[3]
que el mar con fin puede ser griego o romano;
pero el mar sin fin es portugués.

Y la cruz en lo alto dice que lo que tengo en el alma
y causa la fiebre en mí de navegar
sólo encontrará, de Dios en la eterna calma,
el puerto siempre por hallar.

MENSAGEM - MAR PORTUGUÊS - III - PADRÃO // O esforço é grande e o homem é pequeno. / Eu, Diogo Cão, navegador, deixei / Este padrão ao pé do areal moreno / E para diante naveguei. // A alma é divina e a obra é imperfeita. / Este padrão sinala ao vento e aos céus / Que, da obra ousada, é minha a parte feita: / O por-fazer é só com Deus. / E ao imenso e possível oceano / Ensinam estas Quinas, que aqui vês, / Que o mar com fim será grego ou romano: / O mar sem fim é português. // E a Cruz ao alto diz que o que me há na alma / E faz a febre em mim de navegar / Só encontrará de Deus na eterna calma / O porto sempre por achar.




 [13-9-1929]                       [60-51r]                    Rubaiyat

                  (Nueve veces la Estigia a sí se envuelve)

Nueve veces la Estigia a sí se envuelve,
pero todo cuanto es vida más que nueve[4].
Todo son problemas, si se piensa o se siente,
y nada se consigue ni se resuelve.

Nove vezes a Estige a si se envolve, / Mas tudo quanto é vida mais que nove. / Tudo é problemas, si se pensa ou se sente, / E nada se consegue ou se resolve.




 [13-9-1929]                       [60-51r]                    Rubaiyat

                  (Todo cuanto soñé, o quise, amando,)

Todo cuanto soñé, o quise, amando,
inclúyelo el abismo y forma un bulto blando
cuya aérea presencia constituye mis sueños,
mas mis sueños, como yo, viven pasando.

Tudo quanto sonhei, ou quis, amando, / O abismo o inclui, e forma um vulto brando / Cuja aérea presença faz meus sonhos, / Mas meus sonhos como eu vivem passando.




 [13-9-1929]                       [60-51r]                    Rubaiyat

                  (En el cálido final del estío el otoño caliente)

En el cálido final del estío el otoño caliente
comienza y una duda se siente
que desde el exterior pasa al alma y a la vida,
pero incluso la duda, en sí misma, miente.

No fim quente do estio o outono quente / principia e uma dúvida se sente / Que passa do exterior á alma e á vida, / Mas até a duvida em si mesma mente.





 [13-9-1929]                       [60-51r]                    Rubaiyat

                  (Sabio es quien deja que el Destino lo haga.)

Sabio es quien deja que el Destino lo haga.
Si ha de ser mi ser gloria o desgracia,
habrá de serlo sin que lo quiera o lo alcance,
y lo que fuere es, si lo fuere, y, siendo, pasa.


Sabio é o que deixa que o Destino o faça. / Se tem que ser meu ser gloria ou desgraça, / Sel-o-ha sem que o queira ou o consiga, / E o que for é, se o for, e, sendo, passa.





 [13-9-1929]                       [60-51r]                    Rubaiyat

                  (Gloria o vergüenza nada pesan. Golpea)

Gloria o vergüenza nada pesan. Golpea
sólo en el solitario corazón golpeteo
de lo que nos acontece o de lo que no sucede.
[...]

Tudo quanto sonhei, ou quis, amando, / O abismo o inclui, e forma um vulto brando / Cuja aérea presença faz meus sonhos, / Mas meus sonhos como eu vivem passando.






[13-9-1932]                        [35-52r]                    Poemas de Fernando Pessoa

                  (Después de que el sonido de la tiniebla, que es no tenerlo,)

Después de que el sonido de la tiniebla, que es no tenerlo,
pasó, nube oscura, sobre el valle
y una brisa rozando mi cabello
me dice que hable o me dice que calle,
la nueva claridad vino, y después
el sol, él mismo, y todo era verdad.
Pero, ¿quién me dio el sentir y su prole?
¿Quién me vendió en las subastas de la voluntad?
Nada. Un nuevo desvío de la luz,
ficticio interregno donde la hierba se desfigura.
Y el pensamiento inútil se conduce
hasta saber que nada vale o pesa
y no sé si esto me ensimisma o me enajena,
ni sé si es alegría o si es tristeza.

Depois que o som da treva, que é não tê-lo, / Passou, nuvem obscura, sobre o vale / E uma brisa afectando meu cabelo / Me diz que fale, ou me diz que cale, / A nova claridade veio, e o sol / Depois, ele mesmo, e tudo era verdade, / Mas quem me deu sentir e a sua prole? / Quem me vendeu nas hastas da vontade? / Nada. Uma nova obliquação da luz, / Interregno factício onde a erva esfeia. / E o pensamento inútil se conduz / Até saber que nada vale ou pesa / E não sei se isto me ensimesma ou alheia, / Nem sei se é alegria ou se é tristeza.




[13-9-1932]                        [35-52v]                    Poemas de Fernando Pessoa

                  (Cae lluvia espaciada. El aire no es oscuro. La hora)

Cae lluvia espaciada. El aire no es oscuro. La hora
se inclina en el hasta; y después vuelve.
¡Qué bien se me suelta la fantasía!
Con qué vestigios me descubre ahora.

Tedio de los intersticios, donde habita
la fuga del lagarto... El muro escolta
mi eterna angustia de la revolución
y ese muro soy yo y aquello que en mí llora.

No digas más, pues te ignoré cautivo...
Tus ojos recuerdan lo que quieren ser...
Murmullo de aguas sobre la playa, y el esquivo

languidecer del poniente que me hace olvidar.
¡Cuán real eres! Pero yo, que veo y vivo,
te pierdo, y el sonido del mar te hace perder.

Rala cai chuva. O ar não é escuro. A hora / Inclina-se na haste; e depois volta. / Que bem a fantasia se me solta! / Com que vestígios me descobre agora. // Tédio dos interstícios, onde mora / A fuga do lagarto... O muro escolta / A minha eterna angustia da revolta / E esse muro sou eu e o que em mim chora. // Não digas mais, pois te ignorei cativo... / Teus olhos lembram o que querem ser... / Murmúrio de águas sobre a praia, e o esquivo // Langor do poente que me faz esquecer. / Que real és! Mas eu, que vejo e vivo, / Perco-te, e o som do mar faz te perder.




[13-9-1933]                        [118-21r]                  Poemas de Fernando Pessoa

                  (Todo cuanto hago o medito)

Todo cuanto hago o medito
queda siempre a la mitad.
Al querer, quiero el infinito.
Al hacer, nada es verdad.

¡Qué náusea de mí me anega
al mirar hacia lo que hago!
Mi alma es lúcida y rica,
y yo soy un mar de sargazos

–un mar donde flotan, lentos,
fragmentos de un mar de más allá–...
¿Deseos o pensamientos?
No lo sé y lo sé bien.

Tudo que faço ou medito / Fica sempre na metade. / Querendo, quero o infinito. / Fazendo, nada é verdade. // Que nojo de mim me fica / Ao olhar para o que faço! / Minha alma é lúcida e rica, / E eu sou um mar de sargaço — // Um mar onde boiam lentos / Fragmentos de um mar de além... / Vontades ou pensamentos? / Não o sei e sei-o bem.





[13-9-1934]                        [17-14r]                    Poemas de Fernando Pessoa

                  (La niñita duerme)

La niñita duerme
sosegada al fin.
La noche es enorme.
No llega para mí...

Quiero aún más grande
la noche que existe
para que yo no ande
donde nada está.

Si la niñita quiere
dormir sosegada...
Sueña –margarita,
mucho, poco, nada.–

A menina dorme. / Sossega enfim, / A noite é enorme. / Não chega para mim… // Quero inda mais grande / A noite que ha / Para que eu não ande / Onde nada está. // Que a menina quer / Dormir sossegada... / Sonha –malmequer, / Muito, pouco, nada.





[13-9-1934]                        [62B-13r]                 Poemas de Fernando Pessoa

                  (¡Qué día este! ¡Cuántas cosas fueran)

¡Qué día este! ¡Cuántas cosas fueran
irregulares en el acontecer!

Que dia este! Quantas coisas foram / Irregulares no acontecer!





[13-9-1934]                        [62B-13r]                 Poemas de Fernando Pessoa

                  (Olvido inciertamente. Mi pasado)

Des-recuerdo inciertamente. Mi pasado
no sé quién lo vivió. Si yo mismo fui,
está confusamente des-recordado
y luego en mí, inobservado, fluye.

No sé quién fui ni soy. Ignoro todo.
Sólo existe como mío lo que me ve ahora –
el Campo verde, natural y mudo
que un viento vago que no veo aflora.

Soy tan detenido en mí que ni lo siento.
Veo, y donde el valle se yergue hacia la ladera,
se va mi mirar siguiendo mi instinto
como quien mira la mesa ya dispuesta.

Deslembro incertamente. Meu passado / Não sei quem o viveu. Se eu mesmo fui, / Está confusamente deslembrado / E logo em mim inobservado flui. // Não sei quem fui nem sou. Ignoro tudo. / Só há de meu o que me vê agora — / O campo verde, natural e mudo / Que um vento que não vejo vago aflora. // Sou tão parado em mim que nem o sinto. / Vejo, e onde o vale se ergue para a encosta / Vai meu olhar seguindo o meu instinto / Como quem olha a mesa que está posta.




[13-9-1934]                        [62B-14r]                 Poemas de Fernando Pessoa

                  (Se arte hay, o ciencia, para leer la suerte)

Si arte hay, o ciencia, para leer la suerte
de lo que en nosotros el Destino de nosotros hace,
concededme que no lo sepa yo, y que, indivina[5],
corra en mí la vida vagamente y a solas.

¿Qué quiero yo del futuro que no tengo?
¿Qué me pesa hoy o me alegra lo que seré?
Sé, pues recuerdo, de qué pasado vengo,
y dónde hoy estoy, inciertamente lo sé.

Lo demás, lo que ha de darme el futuro,
déjolo a quien lo dé y a la forma como lo diere.
Me basta la sombra que este árbol me da
y la sensación de nada más querer.

Se há arte ou ciência para ler a sina / A que em nós o Destino faz de nós, / Dá-me que eu a não saiba e que, indivina, / Me corra a vida vagamente e a sós. // Que quero eu do futuro que não tenho? / Que me pesa hoje, ou alegra, o que serei? / Sei, por lembrar, de que passado venho, / E, onde hoje estou, incertamente sei. // O mais, o que o futuro me dará, / Deixo a quem dê e à forma como o dei; / Basta a sombra que esta árvore me dá / E a sensação de nada mais querer. /







 [13-9-1934]                       [17-14r]                    Poemas de Fernando Pessoa

                  (No sé en qué cosa piensas)

No sé en qué cosa piensas
cuando coses sosegada...
quizá en aquellas ofensas
que dices sin hacer nada.

Não sei em que coisa pensas / Quando coses sossegada... / Talvez naquelas ofensas / Que fazes sem dizer nada.




 [13-9-1934]                       [17-14r]                    Poemas de Fernando Pessoa

                  (Las gaviotas, tantas, tantas)

Las gaviotas, tantas, tantas,
vuelan en el río que es mar...
También sin querer encantas,
tampoco es preciso volar.

As gaivotas, tantas, tantas, / Voam no rio que é mar... / Também sem querer encantas, / Nem é preciso voar.





[1] La voz portuguesa "padrão" excede, en cierto sentido, su traducción española por padrón en alusión a su sentido de "columna con una lápida o inscripción que recuerda un suceso"; en particular, por el carácter eminentemente portugués de la referencia histórica a la que alude dicha voz. Se trata, en principio, de un monolito rematado por una cruz que llevaba grabadas las armas portuguesas y una inscripción y que fuera utilizado por los navegantes portugueses de la era de los descubrimientos (1415-1543) para señalar y hacer valer la soberanía portuguesa en los lugares descubiertos donde eran colocados. Son particularmente reconocidos los que fueran puestos por Diogo Cão, el personaje de este poema quien recibiera su escudo de armas de parte del rey Juan II de Portugal, precisamente, adornado con dos de estos padrones (padrões).
[2] Destacado navegante portugués del siglo XV que realizó dos viajes de descubrimiento a la costa occidental africana entre 1482 y 1486 al servicio del rey, Juan II de Portugal, Cão, en su primera expedición, erigió un padrón (columna
[3] Las "quinas" de las que habla aquí el poema (y que corresponden también al título de otra pieza del poemario Mensagem) están en referencia a los cinco escudetes que hacen parte central del escudo de armas de Portugal
[4] Traducción conjetural toda vez que podría tratarse de un uso deliberado del verbo "novar", inexistente en español, con el sentido de renovar.
[5] Se conseva el neologismo pessoano, tan comprensible en español como en portugués.