domingo, septiembre 14, 2014

Fernando Pessoa - El niño que fui...


De acuerdo con las indicaciones genéticas de la edición crítica de las obras de Fernando Pessoa, este poema, del que habitualmente se conoce sólo el primer soneto, habría sido dactilografiado en tinta negra por Pessoa en una hoja alargada, encabezada por la fecha de composición 22-9-1933. La conjetura de que la sección III correspondería a un soneto truncado o contenido en otra página aún perdida o refundida en el espolio pessoano ha sido esbozada por los diversos editores del mismo y, en particular, por Maria Aliete Galhoz, editora junto con José Augusto Seabra del volumen Mensagem - Poemas esotéricos. (edição crítica. Madrid, Archivos/CSIC, 1993), y por Ivo Castro, editor del volumen de las obras que contiene este poema y coordinador del Equipa Pessoa, responsable del proyecto de edición crítica del legado pessoano. El músico portugués, Rogério Godinho, ha hecho una bella versión musicada del primer soneto de esta serie que acompaña también esta entrada del blog.


[61B-35r] Fernando Pessoa - El niño que fui...


I

El niño que fui llora en la calzada.
Lo dejé allí cuando llegué a ser quien soy;
mas hoy quiero, viendo que soy nada,
ir a buscar aquel que fui donde quedó.

¿Ah, cómo habré de encontrarlo? Quien
equivocó su arribo, ya tiene el retorno errado.
Ya no sé de dónde vine ni dónde estoy.
Por no saberlo mi alma está varada.

Si, al menos, alcanzara en este lugar
un monte alto desde donde pueda al fin
cuanto olvidé, mirándolo, recordar

en la ausencia, al menos sabré de mí,
y al verme tal como fui a lo lejos, he de hallar
en mí un poco de cuando era así.


II

Día tras día nos tornamos en quien
mañana no veremos. Hora tras hora
nuestro diverso y sucesivo alguien
desciende una vasta escalinata, el ahora.

Es una multitud que desciende, sin
que uno sepa de los otros. Los veo míos y afuera.
¡Ah, qué horrorosa semejanza tienen!
Son uno múltiple, aunque se ignora.

Los miro. Ninguno soy yo siéndolos todos.
Y la multitud engrosa, ajena a verme,
sin que yo sepa desde dónde va creciendo.

Los siento a todos dentro de mí moverme,
e innumero, prolijo, voy descendiendo
hasta pasar por todos y perderme.

III

¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Quién soy que desconozco
lo que siento que soy? Quien quiero ser
mora, distante, donde mi ser olvido,
Parte, remoto, para no tenerme.


Video-clip:

Original:
I // A criança que fui chora na estrada. / Deixei-a ali quando vim ser quem sou; / Mas hoje, vendo que o que sou é nada, / Quero ir buscar quem fui onde ficou. // Ah, como hei-de encontrá-lo? Quem errou / A vinda tem a regressão errada / .Já não sei de onde vim nem onde estou. / De o não saber, minha alma está parada. // Se ao menos atingir neste lugarUm alto monte, de onde possa enfimO que esqueci, olhando-o, relembrar, Na ausência, ao menos, saberei de mim,E, ao ver-me tal qual fui ao longe, acharEm mim um pouco de quando era assim.  IIDia a dia mudamos para quemAmanhã não veremos. Hora a horaNosso diverso e sucessivo alguémDesce uma vasta escadaria agora. E uma multidão que desce, semQue um saiba de outros. Vejo-os meus e fora.Ah, que horrorosa semelhança têm!São um múltiplo mesmo que se ignora. Olho-os. Nenhum sou eu, a todos sendo.E a multidão engrossa, alheia a ver-me, Sem que eu perceba de onde vai crescendo. Sinto-os a todos dentro em mim mover-me,E, inúmero, prolixo, vou descendoAté passar por todos e perder-me.  IIIMeu Deus! Meu Deus! Quem sou, que desconheçoO que sinto que sou? Quem quero serMora, distante, onde meu ser esqueço,Parte, remoto, para me não ter. 22-9-1933
Pessoa, Fernando. Poemas de Fernando Pessoa 1931-1933. Edição Crítica de Fernando Pessoa. Série Maior, Volume I, Tomo IV. Lisboa, Imprensa Nacional - Casa da Moeda.  2004. pp 149-150 [poema 235].