miércoles, septiembre 19, 2012

Ricardo Reis - 125 aniversario.

De acuerdo con los cálculos astrológicos de Pessoa, Ricardo Reis nació el 19 de septiembre de 1887 en Lisboa, siendo las 4:05 p.m.; día que coincidiría, también según el propio Pessoa, con el día de su concepción. Para recordarlo, una de sus odas acompañada por un poema ortónimo, escrito por Fernando Pessoa un 19 de septiembre de 1933.


Si recuerdo quién fui, otro me veo,
y el pasado es el presente en el recuerdo.
        quien fui es alguien que amo
        aunque solamente en sueños.

Y la saudade que me aflige la mente
no es de mí ni del pasado visto,
        sino de quien habito
        detrás de los ojos ciegos.

Nada, salvo el instante, me conoce.
Mi propio recuerdo es nada, y siento
        que quien soy y quien fui
        son sueños diferentes.

26-5-1930
Odes de Ricardo Reis . Fernando Pessoa. (Notas de João Gaspar Simões e Luiz de Montalvor.) Lisboa: Ática, 1946 (imp.1994). p. 119.



Texto original:
Se recordo quem fui, outrem me vejo, / E o passado é o presente na lembrança. / Quem fui é alguém que amo / Porém somente em sonho. //E a saudade que me aflige a mente / Não é de mim nem do passado visto, / Senão de quem habito / Por trás dos olhos cegos. // Nada, senão o instante, me conhece. / Minha mesma lembrança é nada, e sinto / Que quem sou e quem fui / São sonhos diferentes.



Van en la onda militar
los soldados al marchar
y la banda hace sonar
el cómo deben andar...

Voy en la onda que es la vida
con una banda escondida
tocándo cómo he de estar
entre esa marcha perdida.

Voy y duermo mi camino,
Como, en el son del molino,
duerme solo el molinero.
Duermo, pero me siento andar.


19-9-1933
Novas Poesias Inéditas. Fernando Pessoa. (Direcção, recolha e notas de Maria do Rosário Marques Sabino e Adelaide Maria Monteiro Sereno.) Lisboa: Ática, 1973 (4ª ed. 1993). p. 89.



Texto original:
Vão na onda militar / Os soldados a marchar / Com a banda a lhes tocar / O como têm que andar... // Vou na onda que é a vida / Com uma banda escondida / A tocar como hei-de estar / Entre essa marcha perdida. // Vou e durmo o meu caminho, / Como, no som do moinho, / Dorme o moleiro sozinho. / Durmo, mas sinto-me andar.

lunes, septiembre 17, 2012

Licantropía - Fernando Pessoa

Licantropía es uno de los poemas ingleses de Fernando Pessoa que hubiera hecho parte del volumen "The mad fiddler" (El violinista loco). La traducción que presento es, apenas, informativa y privilegia el sentido sobre el sonido, aunque ambos aspectos sean indisolubles en el original inglés que exhibe una construcción métrica y rítmica muy precisa y cuidada.


LICANTROPÍA                                                     [2-11-1915]

En algún lugar los sueños serán realidad.
                  Hay allí un lago en soledad
para ti y para mí iluminado por el luar
                  y, para suerte nuestra, sin igual.

Se extiende allí la blanca vela oscura
                  que el vago viento imperceptible hincha
y nuestra soñada vida conduce
                  hacia donde las aguas se funden

en la orilla de árboles ennegrecida,
                  donde las desconocidas arboledas se encuentran
con el deseo del lago de ser más
                  y así el sueño completar.

Allí nos ocultaremos y desvaneceremos,
                  todo por la luna vacíamente contenido,
sintiendo que aquello de lo que estamos hechos
                  era algo musical.

Fernando Pessoa.

Texto original:

LYCANTHROPY // Somewhere dreams will be true. / There is a lonely lake / Moonlit for me and you / And like none for our sake. // There the dark white sail spread / To a vague wind unfelt / Shall make our sleeplife led / Towards where the waters melt // Into the blacktree'd shore, / Where the unknown woods meet / The lake's wish to be more, / And make the dream complete. // There we will hide and fade, / Emptily moonbound all, / Feeling that what we are made / Was something musical.


Fernando Pessoa (En: Edição Crítica das Obras de Fernando Pessoa. Vol. V. Poemas Ingleses. Tomo III. Lisboa. IN-CM. 1999. Edição de Marcus Angioni e Fernando Gomes. p. 34)