Ir al contenido principal

Crónicas decorativas (un manifiesto)

También en 1914, tras las publicaciones de Pessoa sobre la “Nova Poesía Portugueza” de 1912 y 1913 en la revista A Aguia; y en el mismo año de la llamada “eclosión heteronímica”, Pessoa concibió el proyecto de escritura que tituló “Crónicas decorativas”, del cual publicó una única muestra el 12 de septiembre de 1914 en el N º 12 del diario lisboteta O Raio. El elemento común a estas crónicas (la publicada y las que permanecieron inéditas en vida de Pessoa) es una idea paradójica y oscura de la realidad, que incorpora lo inexistente entre lo real y asume la realidad como ficción, como algo construido por entes falsos. Una realidad a la que solo podría mirarse con un objetivismo estético (como el que representa, tal vez, el heterónimo maestro Alberto Caeiro) y que patentiza la necesidad también de una ontología y una estética de lo inexistente y también de las ciencias que las acompañan como son la psicología y una antropología que, en un tono también humorístico y, por momentos, satírico y caricaturizante de aspectos del momento histórico de Portugal y de Europa, Pessoa despliega en estos escritos. Uno de los inéditos, que constituiría una especie de bosquejo teórico de las pretensiones de dichas “Crónicas”, publicado íntegramente por Fabrizio Boscaglia en el N º 9 de la revista Pessoa Plural, es el que hoy re-visito aquí en el blog.


Fernando Pessoa por Lina Ceballos (Nama Cega). Dibujo con intervención digital.









[BNP/E3, 1114X-52v]


Crónicas decorativas.


    Toda la gente es la caricatura de una única persona que no existe. Ninguno de nosotros podría figurar en una novela realista. Somos todos falsos, completamente irreales.

    El romanticismo, lo melodramático, lo caricaturesco, lo grotesco: son estas tendencias las que representan la vida, la verdad, la realidad. El realismo es un delirio, la pretensión loca de forzar la realidad a ser sobria, comprensible y clara. La realidad, sin embargo, es lo menos comprensible y claro que existe. La realidad no tiene nada de práctico ni de sobrio. Por esto es mucho más humano, natural, espontáneo y fiel ser poeta que ser estadista o estratega. El poeta no sueña, no delira, no es artífice: parte de la realidad por una visión directa. Es el estadista que sueña y se extravía de la realidad. Es el estratega que juega y se olvida de la vida.

    Es justo al hecho de no ser prácticos que los hombres prácticos deben su victoria. Es la vasta y compleja poesía de saber que existen y no tener poesía ni saber alguno lo que lleva al hombre práctico a vencer.



Original portugués:


Chronicas Decorativas.

Toda a gente é a caricatura d’uma unica pessôa que não existe. Nenhum de nós podia figurar n’um romance realista. Somos todos falsos, inteiramente irreaes. 


O romantismo, o melodramatico, o caricatural, o grotesco – estas tendencias são as que representam a vida, a verdade, a realidade. O realismo é um delirio, a pretenção louca a forçar a realidade a ser sobria, comprehensivel e clara. A realidade, porém, é o que ha de menos comprehensivel e claro. A realidade nada tem de practico nem de sobrio. Porisso é muito mais humano, natural, espontaneo e fiel ser poeta do que ser estadista ou estrategico. O poeta não sonha, não delira, não artificía – parte da realidade por uma visão directa. É o estadista que sonha e se extravia da realidade. É o estrategico que brinca e se esquece da vida. 

É ao facto de não serem practicos que os homens practicos devem a sua victoria. É a vasta e complexa poesia o saber que existem em não ter poesia nem saber nenhum que leva o homem practico a vencer.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hora absurda - Fernando Pessoa

El poema "Hora absurda", compuesto durante la que muchos llaman la "fase militante" del modernismo portugués, el 4 de julio de 1913, y publicado por primera vez en el primer número de la revista Exílio (Revista mensal. Artes, letras e sciencias), en abril de 1916 —época intermedia entre Orpheu (1915) y Portugal Futurista (1917)— se encuentra, en la producción ortónima de Pessoa, como equidistante de la reiteración casi opresiva de imágenes que exhibe el poema "Paulares / Impresiones del crepúsculo" (Pauis / Impressões do crepûsculo) —poema fundacional del "paulismo"— y del "interseccionismo" ya desarrollado y consciente del poema "Lluvia oblicua" (Chuva oblíqua). 



Hora absurda
Tu silencio es una nave con todas las velas pandas... Blandas, las brisas juegan en los banderines, tu sonrisa... Y tu sonrisa en tu silencio es las escaleras y los peldaños con que más alto me finjo y al pie de cualquier paraíso...
Mi corazón es un ánfora qu…

Clarice Lispector: "Fernando Pessoa ayudándome"

El 9 de diciembre de 1977, murió, en Río de Janeiro, Chaya Pinkhasovna Lispector, Clarice, la notable escritora brasileña de origen ucraniano, autora de algunas de las mejores páginas de la literatura en lengua portuguesa del siglo XX. Con ocasión de los aniversarios de su nacimiento y de su muerte, recuerdo esta columna suya en la que refería una cita de Fernando Pessoa que bien vale agradecer (como hace ella) y a la que agrego su contexto en la escritura pessoana.

Fernando Pessoa ayudándome

Noto algo extremadamente desagradable. Estas cosas que ando escribiendo aquí no son, creo, propiamente crónicas, pero ahora entiendo a nuestros mejores cronistas. Dado que ellos firman, no consiguen escapar a revelarse. Hasta cierto punto, nosotros los conocemos íntimamente. Y, en lo que a mí respecta, esto me desagrada. En la literatura de libros permanezco anónima y discreta. En esta columna estoy de algún modo dándome a conocer. ¿Pierdo mi intimidad secreta? ¿Pero, qué hacer? Es mía. Me parece q…

Aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos... "Fijar un estado de alma"

En el aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos, este apunte suyo, parte de un proyecto de prefacio para el "Cancioneiro" –uno o dos volúmenes de poemas ortónimos que planeó publicar en múltiples ocasiones Fernando Pessoa–.




    Fijar un estado de alma, aunque no lo sea, en versos que lo traduzcan impersonalmente; describir las emociones que no se sintieron con la propia conmoción con que se sintieron: es este el privilegio de quienes son poetas porque, si no lo fueran, nadie les creería.
    Hay poetas que hacen esto conscientemente, como Fernando Pessoa. Hay poetas que hacen esto inconscientemente, como Fernando Pessoa.     Soy demasiado amigo de Fernando Pessoa para hablar bien de él sin sentirme mal: la verdad es una de las peores hipocresías a las que nos obliga la amistad.     Si el lector encuentra injustas las palabras que precedieron a estas, suponga que escribí las que juzga justas. Lo que esté bien estará bien sin ninguno de nosotros.     Por lo demás, el único…