Ir al contenido principal

Un poema ortónimo fechado el 4 de mayo de 1914

Fernando Pessoa escribió el siguiente poema un 4 de abril de 1914.

 

Fernando Pessoa (04-05-1914)

Oca de conter-me

Vacía de contenerme
¡Cómo duele la hora!
Pérfida de tenerme
¡Cómo me destruye
mi ser inerme

¡Oh, mi ser sombrío!
¡Oh, mi alma tal
como si por el río
de mi ser idéntico
siempre a mí, y frío

por nocturno y por mío,
pasase, cantando,
una loca, mirando
desde un barco hacia el blando
silencio del cielo.

Oca de conter-me
Como a hora dói!
Pérfida de ter-me
Como me destrói
O meu ser inerme!

Ó meu ser sombrio!
Ó minha alma tal
Como se pelo rio
Do meu ser igual
Sempre a mim, e frio

De nocturno e meu,
Passasse, cantando,
Uma louca, olhando
Dum barco prò brando
Silêncio do céu.

4-5-1914
Novas Poesias Inéditas. Fernando Pessoa. (Direcção, recolha e notas de Maria do Rosário Marques Sabino e Adelaide Maria Monteiro Sereno.) Lisboa: Ática, 1973 (4ª ed. 1993). - 27.

Comentarios

Emilia Alarcón dijo…
Hola, Carlos, hacía tiempo que no pasaba por aquí, pues creo que en octubre del pasado 2010 hubo un parón y no había actualizaciones. Ahora que descubro que se ha reanudado la publicación de textos en tu blog, vendré a leerlo todos los días, pues ya sabes que soy una fanática de Pessoa(s), para mí el mejor poeta de todos los tiempos.

Entradas más populares de este blog

Hora absurda - Fernando Pessoa

El poema "Hora absurda", compuesto durante la que muchos llaman la "fase militante" del modernismo portugués, el 4 de julio de 1913, y publicado por primera vez en el primer número de la revista Exílio (Revista mensal. Artes, letras e sciencias), en abril de 1916 —época intermedia entre Orpheu (1915) y Portugal Futurista (1917)— se encuentra, en la producción ortónima de Pessoa, como equidistante de la reiteración casi opresiva de imágenes que exhibe el poema "Paulares / Impresiones del crepúsculo" (Pauis / Impressões do crepûsculo) —poema fundacional del "paulismo"— y del "interseccionismo" ya desarrollado y consciente del poema "Lluvia oblicua" (Chuva oblíqua). 



Hora absurda
Tu silencio es una nave con todas las velas pandas... Blandas, las brisas juegan en los banderines, tu sonrisa... Y tu sonrisa en tu silencio es las escaleras y los peldaños con que más alto me finjo y al pie de cualquier paraíso...
Mi corazón es un ánfora qu…

Clarice Lispector: "Fernando Pessoa ayudándome"

El 9 de diciembre de 1977, murió, en Río de Janeiro, Chaya Pinkhasovna Lispector, Clarice, la notable escritora brasileña de origen ucraniano, autora de algunas de las mejores páginas de la literatura en lengua portuguesa del siglo XX. Con ocasión de los aniversarios de su nacimiento y de su muerte, recuerdo esta columna suya en la que refería una cita de Fernando Pessoa que bien vale agradecer (como hace ella) y a la que agrego su contexto en la escritura pessoana.

Fernando Pessoa ayudándome

Noto algo extremadamente desagradable. Estas cosas que ando escribiendo aquí no son, creo, propiamente crónicas, pero ahora entiendo a nuestros mejores cronistas. Dado que ellos firman, no consiguen escapar a revelarse. Hasta cierto punto, nosotros los conocemos íntimamente. Y, en lo que a mí respecta, esto me desagrada. En la literatura de libros permanezco anónima y discreta. En esta columna estoy de algún modo dándome a conocer. ¿Pierdo mi intimidad secreta? ¿Pero, qué hacer? Es mía. Me parece q…

Aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos... "Fijar un estado de alma"

En el aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos, este apunte suyo, parte de un proyecto de prefacio para el "Cancioneiro" –uno o dos volúmenes de poemas ortónimos que planeó publicar en múltiples ocasiones Fernando Pessoa–.




    Fijar un estado de alma, aunque no lo sea, en versos que lo traduzcan impersonalmente; describir las emociones que no se sintieron con la propia conmoción con que se sintieron: es este el privilegio de quienes son poetas porque, si no lo fueran, nadie les creería.
    Hay poetas que hacen esto conscientemente, como Fernando Pessoa. Hay poetas que hacen esto inconscientemente, como Fernando Pessoa.     Soy demasiado amigo de Fernando Pessoa para hablar bien de él sin sentirme mal: la verdad es una de las peores hipocresías a las que nos obliga la amistad.     Si el lector encuentra injustas las palabras que precedieron a estas, suponga que escribí las que juzga justas. Lo que esté bien estará bien sin ninguno de nosotros.     Por lo demás, el único…