Ir al contenido principal

A la noche - Fernando Pessoa

Fernando Pessoa - A LA NOCHE

[14-9-1919]

El silencio es tu gemelo en el Infinito.
Quien te conoce, sabe no buscar.
Muerte visible, ven la sed a saciar
del vago mundo, del mundo estrecho y afligido.

Si tus abismos constelados observo,
no sé quién soy ni qué fin dar
a tanto dolor, a tanta ansia par
del sueño, y a tanta incertidumbre que medito.

¿Qué vislumbre escondida de mejores
días u horas en tu campo cabe?
Velo nupcial del fin de fines y dolores.

Ni sé qué angustia vienes a consolarme.
¡Deja que yo duerma, deja que yo acabe
y que la luz nunca venga a despertarme!


Poemas de Fernando Pessoa 1915-1920 Edição Crítica de Fernando Pessoa. Série Maior. Volume I, Tomo II. (Edição de João Dionísio) Lisboa: IN-CM, 2005. (No. 259) p. 215.


Texto original:

Á NOITE // O silencio é teu gemeo no Infinito. / Quem te conhece, sabe não buscar. / Morte visivel, vens desdentar / O vago mundo, o mundo estreito e afflicto. // Se os teus abysmos constellados fito, / Não sei quem sou o qual o fim a dar / A tanta dor, a tanta ansia par / Do sonho, e a tanto incerto em que medito. // Que vislumbre escondido de melhores / Dias ou horas no teu campo cabe? / Veu nupcialdo fim de fins e dores. / Nem sei a angustia que vens consolar-me. / Deixa que eu durma, deixa que eu acabe / E que a luz nunca venha dispertar-me!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hora absurda - Fernando Pessoa

El poema "Hora absurda", compuesto durante la que muchos llaman la "fase militante" del modernismo portugués, el 4 de julio de 1913, y publicado por primera vez en el primer número de la revista Exílio (Revista mensal. Artes, letras e sciencias), en abril de 1916 —época intermedia entre Orpheu (1915) y Portugal Futurista (1917)— se encuentra, en la producción ortónima de Pessoa, como equidistante de la reiteración casi opresiva de imágenes que exhibe el poema "Paulares / Impresiones del crepúsculo" (Pauis / Impressões do crepûsculo) —poema fundacional del "paulismo"— y del "interseccionismo" ya desarrollado y consciente del poema "Lluvia oblicua" (Chuva oblíqua). 



Hora absurda
Tu silencio es una nave con todas las velas pandas... Blandas, las brisas juegan en los banderines, tu sonrisa... Y tu sonrisa en tu silencio es las escaleras y los peldaños con que más alto me finjo y al pie de cualquier paraíso...
Mi corazón es un ánfora qu…

Clarice Lispector: "Fernando Pessoa ayudándome"

El 9 de diciembre de 1977, murió, en Río de Janeiro, Chaya Pinkhasovna Lispector, Clarice, la notable escritora brasileña de origen ucraniano, autora de algunas de las mejores páginas de la literatura en lengua portuguesa del siglo XX. Con ocasión de los aniversarios de su nacimiento y de su muerte, recuerdo esta columna suya en la que refería una cita de Fernando Pessoa que bien vale agradecer (como hace ella) y a la que agrego su contexto en la escritura pessoana.

Fernando Pessoa ayudándome

Noto algo extremadamente desagradable. Estas cosas que ando escribiendo aquí no son, creo, propiamente crónicas, pero ahora entiendo a nuestros mejores cronistas. Dado que ellos firman, no consiguen escapar a revelarse. Hasta cierto punto, nosotros los conocemos íntimamente. Y, en lo que a mí respecta, esto me desagrada. En la literatura de libros permanezco anónima y discreta. En esta columna estoy de algún modo dándome a conocer. ¿Pierdo mi intimidad secreta? ¿Pero, qué hacer? Es mía. Me parece q…

Aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos... "Fijar un estado de alma"

En el aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos, este apunte suyo, parte de un proyecto de prefacio para el "Cancioneiro" –uno o dos volúmenes de poemas ortónimos que planeó publicar en múltiples ocasiones Fernando Pessoa–.




    Fijar un estado de alma, aunque no lo sea, en versos que lo traduzcan impersonalmente; describir las emociones que no se sintieron con la propia conmoción con que se sintieron: es este el privilegio de quienes son poetas porque, si no lo fueran, nadie les creería.
    Hay poetas que hacen esto conscientemente, como Fernando Pessoa. Hay poetas que hacen esto inconscientemente, como Fernando Pessoa.     Soy demasiado amigo de Fernando Pessoa para hablar bien de él sin sentirme mal: la verdad es una de las peores hipocresías a las que nos obliga la amistad.     Si el lector encuentra injustas las palabras que precedieron a estas, suponga que escribí las que juzga justas. Lo que esté bien estará bien sin ninguno de nosotros.     Por lo demás, el único…