Ir al contenido principal

Nacimiento de Alberto Caeiro. 125 aniversario.


De acuerdo con el horóscopo que Pessoa hizo para él, Alberto Caeiro da Silva habría nacido el 16 de abril de 1889 en Lisboa, siendo la 1:45 p.m. y correspondería hoy la celebración de su 125 aniversario.



Sirva, para recordarlo hoy, este fragmento de auto-interpretación en el que algún otro interlocutor de la galaxia heteronímica, recordaría sus palabras así:



Como me dijo él en una ocasión: «Sólo la prosa se enmienda, El verso nunca se enmienda. La prosa es artificial. Es el verso lo que es natural. Nosotros no hablamos en prosa. Hablamos en verso. Hablamos en verso sin rima ni ritmo. Hacemos pausas en la conversación que en la lectura de prosa no pueden hacerse. Hablamos,sí, en verso, en verso natural —es decir, en verso sin rima ni ritmo, con las pausas de nuestra respiración y nuestro sentimiento—.
»Mis versos son naturales porque son hechos así...
»El verso ritmado y rimado es bastardo e ilegítimo.»


Original:
Como ele me disse uma vez «Só a prosa é que se emenda. O verso nunca se emenda. A prosa é artificial. O verso é que é natural». Nós não falamos em prosa. Falamos em verso. Falamos em verso sem rima nem ritmo. Fazemos pausas na conversa que na leitura da prosa se não podem fazer. Falamos, sim, em verso, em verso natural — isto é, em verso sem rima nem ritmo, com as pausas do nosso fôlego e sentimento.
Os meus versos são naturais porque são feitos assim.
O verso ritmado e rimado é bastardo e ilegítimo.»

Fuentes:
Pessoa, Fernando. Poesía de Alberto Caeiro. Assírio & Alvim. Edição de Richard Zenith e Fernando Cabral Martins. 3 ª ed. Lisboa, 2009. pág. 203
Pessoa, Fernando & Lopes, Maria Teresa Rita. Pessoa por Conhecer - Textos para um Novo Mapa . Estampa. Lisboa, 1990.  pág. 402. {Disponible en arquivopessoa.net}

Y, para acompañar esta voz, un fragmento del Libro del desasosiego en el que Bernardo Soares, relee sosegadamente a su maestro transpuesto, el 232 [de acuerdo con la edición crítica de la IN-CM], fechado un 24 de marzo de 1930 (también bajo el signo de Aries).


Releo pasivamente, recibiendo lo que siento como una inspiración y una liberación, aquellas frases simples de Caeiro, en natural referencia a lo que resulta del pequeño tamaño de su aldea. Desde allí, dice él, por ser pequeña, se puede ver más del mundo que desde la ciudad; y por eso la aldea es mayor que la ciudad...

«Porque yo soy del tamaño de lo que veo
y no del tamaño de mi altura».

Frases como estas, que parecen crecer sin voluntad que las hubiese dicho, me limpian de toda la metafísica que espontáneamente sumo a la vida. Después de leerlas, me acerco hasta mi ventana sobre la calle estrecha, miro al gran cielo y a los muchos astros, y soy libre con un esplendor alado cuya vibración me estremece en todo el cuerpo.
«¡Soy del tamaño de lo que veo!» Cada ve que pienso esta frase con toda la atención de mis nervios, más destinada me parece ella a reconstruir consteladamente el universo. "¡Soy del tamaño de lo que veo!» Que gran posesión mental va desde el pozo de las emociones profundas hasta las altas estrellas que se reflejan en ella y, así, en cierto modo, están allí.
Y ahora ya, consciente de saber ver, mira la basta metafísica objetiva de todos los cielos con una seguridad que me da ganas de morir cantando. «¡Soy del tamaño de lo que veo!» Y el vago luar, completamente mío, comienza a disipar de vago el azul medio negro del horizonte.
Tengo deseos de levantar los brazos y gritar cosas de un salvajismo ignorado, de decir palabras a los altos misterios, de afirmar una nueva personalidad vasta a los grandes espacios de la materia vacía.
Pero me recojo y me ablando. «¡Soy del tamaño de lo que veo!» y la frase queda siendo para mí mi alma entera, recuesto en ella todas las emociones que siento, y sobre mí, por dentro, como sobre la ciudad por fuera, cae la paz indescifrable del luar duro que comienza alargado con el anochecer.


Original
Releio passivamente, recebendo o que sinto como uma inspiração e um livramento, aquelas frases simples de Caeiro, na referência natural ao que resulta do pequeno tamanho da sua aldeia. Dali, diz ele, porque é pequena, pode ver-se mais do mundo do que da cidade; e por isso a aldeia é maior que a cidade...

«Porque eu sou do tamanho do que vejo
E não do tamanho da minha altura.»

Frases como estas, que parecem crescer sem vontade que as houvesse dito, limpam-me de toda a metafísica que espontaneamente acrescento à vida. Depois de as ler, chego à minha janela sobre a rua estreita, olho o grande céu e os muitos astros, e sou livre com um esplendor alado cuja vibração me estremece no corpo todo.
«Sou do tamanho do que vejo!» Cada vez que penso esta frase com toda a atenção dos meus nervos, ela me parece mais destinada a reconstruir consteladamente o universo. «Sou do tamanho do que vejo!» Que grande posse mental vai desde o poço das emoções profundas até às altas estrelas que se reflectem nele, e, assim, em certo modo, ali estão.
E já agora, consciente de saber ver, olho a vasta metafísica objectiva dos céus todos com uma segurança que me dá vontade de morrer cantando. «Sou do tamanho do que vejo!» E o vago luar, inteiramente meu, começa a estragar de vago o azul meio negro do horizonte.
Tenho vontade de erguer os braços e gritar coisas de uma selvajaria ignorada, de dizer palavras aos mistérios altos, de afirmar uma nova personalidade vasta aos grandes espaços da matéria vazia.
Mas recolho-me e abrando. «Sou do tamanho do que vejo!» E a frase fica-me sendo a alma inteira, encosto a ela todas as emoções que sinto, e sobre mim, por dentro, como sobre a cidade por fora, cai a paz indecifrável do luar duro que começa largo com o anoitecer.



Fuentes:
Pessoa, Fernando. Livro do desasocego. Edição Crítica de Fernando Pessoa. Série Maior. Volume XII. Tomo I. Imprensa Nacional - Casa da Moeda (IN-CM). Edição de Jerónimo Pizarro. Lisboa, 2010. pág. 230
Pessoa, Fernando. Livro do Desassossego por Bernardo Soares. Vol.I. Ed. Ática. (Compilación y transcripción de Maria Aliete Galhoz y Teresa Sobral Cunha. Prefacio y organización de Jacinto do Prado Coelho.) Lisboa, 1982.  pág. 140.
Pessoa, Fernando. Livro do Desassossego, por Bernardo Soares. Vol. II. Mem Martins: Europa-América., organización de António Quadros. Lisboa, 1986. {"Fase confessional"}




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hora absurda - Fernando Pessoa

El poema "Hora absurda", compuesto durante la que muchos llaman la "fase militante" del modernismo portugués, el 4 de julio de 1913, y publicado por primera vez en el primer número de la revista Exílio (Revista mensal. Artes, letras e sciencias), en abril de 1916 —época intermedia entre Orpheu (1915) y Portugal Futurista (1917)— se encuentra, en la producción ortónima de Pessoa, como equidistante de la reiteración casi opresiva de imágenes que exhibe el poema "Paulares / Impresiones del crepúsculo" (Pauis / Impressões do crepûsculo) —poema fundacional del "paulismo"— y del "interseccionismo" ya desarrollado y consciente del poema "Lluvia oblicua" (Chuva oblíqua). 



Hora absurda
Tu silencio es una nave con todas las velas pandas... Blandas, las brisas juegan en los banderines, tu sonrisa... Y tu sonrisa en tu silencio es las escaleras y los peldaños con que más alto me finjo y al pie de cualquier paraíso...
Mi corazón es un ánfora qu…

Clarice Lispector: "Fernando Pessoa ayudándome"

El 9 de diciembre de 1977, murió, en Río de Janeiro, Chaya Pinkhasovna Lispector, Clarice, la notable escritora brasileña de origen ucraniano, autora de algunas de las mejores páginas de la literatura en lengua portuguesa del siglo XX. Con ocasión de los aniversarios de su nacimiento y de su muerte, recuerdo esta columna suya en la que refería una cita de Fernando Pessoa que bien vale agradecer (como hace ella) y a la que agrego su contexto en la escritura pessoana.

Fernando Pessoa ayudándome

Noto algo extremadamente desagradable. Estas cosas que ando escribiendo aquí no son, creo, propiamente crónicas, pero ahora entiendo a nuestros mejores cronistas. Dado que ellos firman, no consiguen escapar a revelarse. Hasta cierto punto, nosotros los conocemos íntimamente. Y, en lo que a mí respecta, esto me desagrada. En la literatura de libros permanezco anónima y discreta. En esta columna estoy de algún modo dándome a conocer. ¿Pierdo mi intimidad secreta? ¿Pero, qué hacer? Es mía. Me parece q…

Aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos... "Fijar un estado de alma"

En el aniversario 128 del nacimiento de Álvaro de Campos, este apunte suyo, parte de un proyecto de prefacio para el "Cancioneiro" –uno o dos volúmenes de poemas ortónimos que planeó publicar en múltiples ocasiones Fernando Pessoa–.




    Fijar un estado de alma, aunque no lo sea, en versos que lo traduzcan impersonalmente; describir las emociones que no se sintieron con la propia conmoción con que se sintieron: es este el privilegio de quienes son poetas porque, si no lo fueran, nadie les creería.
    Hay poetas que hacen esto conscientemente, como Fernando Pessoa. Hay poetas que hacen esto inconscientemente, como Fernando Pessoa.     Soy demasiado amigo de Fernando Pessoa para hablar bien de él sin sentirme mal: la verdad es una de las peores hipocresías a las que nos obliga la amistad.     Si el lector encuentra injustas las palabras que precedieron a estas, suponga que escribí las que juzga justas. Lo que esté bien estará bien sin ninguno de nosotros.     Por lo demás, el único…